Seguinos en

Actualidad

Declaran Monumento Histórico Nacional a la casa de Victoria Ocampo

Una casa de Palermo Chico que perteneció a la escritora Victoria Ocampo y en la que se fundó la mítica revista literaria y cultural Sur fue declarada Monumento Histórico Nacional por el presidente Alberto Fernández. Se trata de una vivienda de arquitectura moderna ubicada en Rufino de Elizalde 2831, en la zona conocida como Barrio Parque, y que actualmente pertenece al Fondo Nacional de las Artes. La construcción está inspirada en múltiples referencias a la arquitectura de vanguardia europea, en especial francesa, y se llevó adelante en 1928 luego de que la destacada mecenas contratara al arquitecto Alejandro Bustillo para la edificación: el resultado final fue ponderado por el francés Le Corbusier durante su visita a la Argentina un año después. La casa moderna provocó escándalo en las autoridades y los vecinos de la zona, ya que desentonaba con las construcciones afrancesadas del entorno. «Temían que semejante adefesio les estropeara el naciente Palermo Chico. Yo estaba enamorada de la casa», recordó años después la ideóloga de la vivienda. En 1930, en sus inmediaciones tuvo lugar la fundación de la mítica revista literaria Sur, una de las más importantes de su época y que supo publicar escritos de Jorge Luis Borges, Oliverio Girondo, Adolfo Bioy Casares, Ernesto Sábato, Juan Carlos Onetti, Leopoldo Marechal, Jean Paul Sartre, Albert Camus, William Faulkner, Aldous Huxley, Rabindranath Tagore, Alejandra Pizarnik, entre otros. Nueve años después, Victoria Ocampo decidió mudarse, tras la muerte de su padre, a la majestuosa casona de Beccar, conocida como Villa Ocampo y que actualmente pertenece a la UNESCO. La casa moderna de Barrio Parque tiene un valor que «supera lo histórico y biográfico. Mucho más que un `sitio de memoria´, el lugar es un acabado y casi único testimonio de un personaje de trayectoria privilegiada, que encarnó y tradujo en el entorno físico que lo rodeaba la vital evolución en la cultura del siglo XX», destacó el Gobierno. En 2003, la magnate cementera, Amalia Lacroze de Fortabat, compró la casa para que pasase a formar parte del Fondo Nacional de las Artes (FNA), organismo que presidía desde 1992. Dos años después, el inmueble abrió al público como Casa de la Cultura del FNA, destinada a ofrecer un espacio de difusión para las producciones artísticas locales. Más tarde, en 2016, un equipo de especialistas en preservación del patrimonio comenzó un proyecto y una obra de restauración, refuncionalización y puesta en valor para volver a dar las características originales a todas las partes del conjunto: jardín, arquitectura exterior e interior, decoración, equipamiento y mobiliario. El actual proyecto de revitalización incorpora a los usos culturales públicos la función de residencia para artistas y escritores, buscando relanzar la tradición de hospitalidad cultural inaugurada allí por Victoria Ocampo. Por esta impresionante historia, el presidente Alberto Fernández firmó el decreto 380/2022, publicado este viernes en el Boletín Oficial, para declarar a la propiedad como Monumento Histórico Nacional.

Fuente: Ámbito Financiero

Actualidad

17,3 millones de argentinos son pobres

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) informó que la pobreza llegó a 36,5 por ciento y alcanzó a 17,3 millones de argentinos en el primer semestre de 2022. En tanto, el nivel de indigencia fue del 8,8 por ciento en los primeros seis meses del año.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) informó que la pobreza llegó a 36,5 por ciento y alcanzó a 17,3 millones de argentinos en el primer semestre de 2022. En tanto, el nivel de indigencia fue del 8,8 por ciento en los primeros seis meses del año. Cabe recordar que en segundo semestre de 2021 el 37,2% de la población -unas 17,4 millones de personas- era considerada pobre en la Argentina y el 8,2% vivía en condiciones de indigencia. Entonces los indicadores sociales principales mostraron una sensible mejora respecto al 42% de pobreza que marcó el 2020. En tanto, en el primer semestre del 2021, la pobreza ascendió al 40,6% y la indigencia al 10,7 por ciento.

Como comparación, hacia fines de 2019, el último índice sin incidencia de la crisis sanitaria, mostró una pobreza de 35,5% de pobreza y un 8% de indigencia. En el peor momento de la pandemia, la pobreza llegó a tocar un pico de 42%, mientras que la indigencia tuvo su punto más alto en el primer semestre del 2021, con 10,7 por ciento. Los analistas de Ecolatina explicaron que “los sectores de menores recursos se ven más afectados por la dinámica de los precios de alimentos que el resto, dado que destinan una mayor porción de su ingreso a satisfacer estos consumos de primera necesidad. Por el contrario, las familias más ricas gastan más en bienes de segunda necesidad, como pueden ser artículos para el hogar, educación y esparcimiento, entre otros”.

“Esta aceleración en los precios de los alimentos volvió más regresiva a la dinámica inflacionaria, afectando en mayor medida relativa a los sectores de menores recursos”, indicó Ecolatina. Además, la medición de la Di Tella, en base a los datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) con las proyecciones oficiales de la Canasta Básica Total (CBT), indica que a partir de abril se retomó la tendencia alcista que ubicó la pobreza en 36,2% para el período diciembre-mayo y volvió al 37,1% para el primer semestre del año, registro de apenas décimas por debajo del último dato oficial del Indec de 37,3% para 2021.

Fuente: El Tribuno (Salta)

Continuar Leyendo

Radio en Vivo

Facebook

Nos Auspician