Seguinos en

Actualidad

Incendios en el Delta: funcionarios santafesinos reclaman a Nación por «estado crítico»

A menos de 72 horas de que llovieran cenizas sobre Rosario -producto de los incendios que se volvieron a producir sobre las islas del Delta del Paraná- la ministra de Ambiente y Cambio Climático de Santa Fe, Erika Gonnet, viajó a Buenos Aires para participar con funcionarios de todo el país del Consejo Federal de Medio Ambiente (Cofema). Si bien el gobierno provincial asegura que viene trabajando conjuntamente con Nación en los últimos días para sofocar el fuego, el encuentro será una oportunidad para volver a poner sobre la mesa la urgencia de la situación que atraviesa la región. En un año, las quemas ya consumieron más de 35 mil hectáreas del humedal. Si bien la realización del Cofema y los ejes de la agenda del encuentro están planteados desde hace varias semanas, el espacio que reúne a los ministros de Ambiente de todas las provincias del país no deja de ser un escenario fundamental para ratificar la gravedad de los daños que se siguen produciendo sobre el humedal, sin tener aún resultados a partir de las múltiples denuncias planteadas en la Justicia Federal. De hecho, en el orden del día está previsto un punto que es la situación del Servicio Nacional del Manejo del Fuego, donde justamente Gonnet podrá detallar una vez más las severas consecuencias que de este lado de la costa vienen provocando los focos aún activos, a este inicio de semana uno frente a Granadero Baigorria, sobre territorio entrerriano. Más allá de esa oportunidad, desde el Ministerio santafesino destacaron que ya en los últimos días se vienen trabajando en forma constante con Ambiente de la Nación y específicamente con el Servicio Nacional de Manejo del Fuego, que por estas horas tiene asentados en la provincia un helicóptero y un avión para combatir los focos. Es más, este mismo lunes por la mañana, detallaron que un grupo de brigadistas santafesinos fueron a la zona del foco de incendio frente al Granadero Baigorria para trabajar colaborativamente con efectivos de Entre Ríos y fueron trasladados en el helicóptero, ya que se trata -según indicaron- de terrenos que «a simple vista parecen cerca de la costa, pero están mucho más adentro en el terreno». «Ese es por ejemplo un vehículo de Nación, pero que suele quedarse a préstamo en la provincia ante la situación de alerta en que nos encontramos», indicaron fuentes provinciales. Paralelamente, en las últimas horas Rosario ampliará las denuncias penales ya radicadas en la Justicia por las quemas frente a la ciudad y exigirá que se proceda a la detención de las personas que participan en los incendios, ya que hasta ahora no hubo resultados en el marco de esas investigaciones. “Estamos sistematizando información de monitoreos abiertos y de otras fuentes que haremos tanto ante el juzgado Federal de Paraná (a cargo del juez Daniel Alonso) como en el mismo fuero pero con sede en Victoria, conducido por Federico Martín, para que avancen en las causas, concreten las indagatorias e identifiquen responsabilidades”, había adelantado durante el fin de semana el secretario de Gobierno municipal, Gustavo Zignago. El daño ecológico es extremo: en lo que va del año se consumieron alrededor de 35.000 hectáreas de las islas frente a Rosario. Ante ello, el intendente Pablo Javkin volvió a activar el frente judicial y legislativo. Y ratificó la necesidad de que la Argentina tenga de una vez su ley de humedales.

Fuente: La Capital (Rosario)

Actualidad

17,3 millones de argentinos son pobres

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) informó que la pobreza llegó a 36,5 por ciento y alcanzó a 17,3 millones de argentinos en el primer semestre de 2022. En tanto, el nivel de indigencia fue del 8,8 por ciento en los primeros seis meses del año.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) informó que la pobreza llegó a 36,5 por ciento y alcanzó a 17,3 millones de argentinos en el primer semestre de 2022. En tanto, el nivel de indigencia fue del 8,8 por ciento en los primeros seis meses del año. Cabe recordar que en segundo semestre de 2021 el 37,2% de la población -unas 17,4 millones de personas- era considerada pobre en la Argentina y el 8,2% vivía en condiciones de indigencia. Entonces los indicadores sociales principales mostraron una sensible mejora respecto al 42% de pobreza que marcó el 2020. En tanto, en el primer semestre del 2021, la pobreza ascendió al 40,6% y la indigencia al 10,7 por ciento.

Como comparación, hacia fines de 2019, el último índice sin incidencia de la crisis sanitaria, mostró una pobreza de 35,5% de pobreza y un 8% de indigencia. En el peor momento de la pandemia, la pobreza llegó a tocar un pico de 42%, mientras que la indigencia tuvo su punto más alto en el primer semestre del 2021, con 10,7 por ciento. Los analistas de Ecolatina explicaron que “los sectores de menores recursos se ven más afectados por la dinámica de los precios de alimentos que el resto, dado que destinan una mayor porción de su ingreso a satisfacer estos consumos de primera necesidad. Por el contrario, las familias más ricas gastan más en bienes de segunda necesidad, como pueden ser artículos para el hogar, educación y esparcimiento, entre otros”.

“Esta aceleración en los precios de los alimentos volvió más regresiva a la dinámica inflacionaria, afectando en mayor medida relativa a los sectores de menores recursos”, indicó Ecolatina. Además, la medición de la Di Tella, en base a los datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) con las proyecciones oficiales de la Canasta Básica Total (CBT), indica que a partir de abril se retomó la tendencia alcista que ubicó la pobreza en 36,2% para el período diciembre-mayo y volvió al 37,1% para el primer semestre del año, registro de apenas décimas por debajo del último dato oficial del Indec de 37,3% para 2021.

Fuente: El Tribuno (Salta)

Continuar Leyendo

Radio en Vivo

Facebook

Nos Auspician