21 abril, 2021

H2O Radio Online

Musica, Noticias y toda la actualidad resumida en un solo lugar

Serena Williams, eliminada del Australian Open

3 minutos de lectura

Naomi Osaka es la némesis de Serena Williams y, al mismo tiempo, la horma de su zapato. La japonesa volvió a interponerse entre la estadounidense y el 24º título de Grand Slam que persigue desde que ganó el 23º en el Open de Australia de 2017. Precisamente en Melbourne, a Serena se le escapó una nueva oportunidad de conseguirlo ante una Osaka que ya le apartó de la gloria de igualar el récord de Margert Court en la final del US Open de 2018, en aquel partido que terminó de mala manera por una rabieta de la americana contra el juez de silla y el supervisor debido a unos avisos que le costaron un punto. La nueva reina del tenis mundial pasó por encima de la mejor de siempre (6-3 y 6-4 en 75 minutos) y es la gran favorita para hacerse con el título, que sería el cuarto suyo en un major, el sábado (09:30, Eurosport) ante otra americana, Jennifer Brady, que venció a la checa Karolina Muchova (6-4, 3-6 y 6-4 en 1h:5x). Williams, siete veces campeona, no había perdido nunca una semifinal en este torneo, tenía un récord de 8-0. “Al principio tenía nervios y un poco de miedo, pero luego me he planteado que había que divertirse, con el público otra vez en las gradas. Para mí es siempre un honor jugar contra ella (Williams). Yo era una niña cuando disfrutaba del tenis de Serena Williams y enfrentarme a ella era un sueño”, dijo Naomi.

El hecho es que cuando a Osaka se le pasó el estrés inicial que le produjo ponerse delante de Serena, que abrió el partido con un break y lo consolidó, dominó por completo la batalla tenística y mental. Igualó en el cuarto juego y después se adelantó en el sexto. Desde ese 0-2 inicial, la nipona clavó un parcial de 12-5. Williams tuvo un arranque de carácter para acercarse con un break, pero perdió su siguiente servicio en blanco por una clara demostración de fuerza de su rival, que no se achantó ante su ídolo y espejo. Después cerró el partido también sin ceder un solo punto, a lo grande. El saque le dio muchos puntos (85% ganados con primeros). La despedida de Serena, que se paró mientras salía de la Rod Laver y se puso la mano en el corazón, sonó a adiós definitivo. Williams abandonó la rueda de prensa posterior al partido entre lágrimas después de haber respondido sin demasiadas ganas y con frases cortas a ocho preguntas de los periodistas que se encontraban en la sala de conferencias de Melbourne Park. «Los errores no forzados a lo largo del partido, considerando lo bien que jugaste para llegar a esta ronda… ¿Qué crees que causó eso? ¿Fue solo uno de esos días malos en la oficina?». Está fue la pregunta que desencadenó la reacción de la estadounidense. «No lo sé, he terminado», dijo mientras se levantaba para marcharse.  «Cometí tantos errores…, sobre todo con la derecha, fueron errores fáciles, fáciles», había reiterado antes. También le le cuestionaron si su despedida, erguida sobre la pista y con el brazo derecho levantado, muy sentida, había sido un adiós, y de ese compromiso salió enigmática: «No lo sé, si alguna vez me despido, no se lo diría a nadie».

Fuente: As

www.h2oradio.com.ar Copyright © - Contacto: redaccion@h2oradio.com.ar | Newsphere por AF themes.