Seguinos en

Actualidad

La Tierra posee un método de retroalimentación para regular su temperatura

La Tierra alberga un mecanismo de “retroalimentación estabilizadora” que actúa durante cientos de miles de años mantener las temperaturas globales dentro de un rango estable y habitable. Es la conclusión de un estudio realizado por investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y publicado en la revista ‘Science Advances’.

La Tierra alberga un mecanismo de “retroalimentación estabilizadora” que actúa durante cientos de miles de años mantener las temperaturas globales dentro de un rango estable y habitable. Es la conclusión de un estudio realizado por investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y publicado en la revista ‘Science Advances’. El clima de la Tierra ha sufrido grandes cambios, desde el vulcanismo global hasta las edades de hielo que enfrían el planeta y los cambios drásticos en la radiación solar y, sin embargo, la vida, durante los últimos 3.700 millones de años, ha seguido latiendo.

Un mecanismo probable para conseguirlo es la “meteorización de los silicatos”, un proceso geológico por el que la lenta y constante meteorización de las rocas de silicato implica reacciones químicas que acaban por extraer el dióxido de carbono de la atmósfera y llevarlo a los sedimentos oceánicos, atrapando el gas en las rocas. Los científicos sospechan desde hace tiempo que la meteorización de los silicatos desempeña un papel importante en la regulación del ciclo del carbono en la Tierra. El mecanismo de meteorización de los silicatos podría constituir una fuerza geológicamente constante para mantener el dióxido de carbono, y las temperaturas globales, bajo control. Pero hasta ahora no había pruebas directas del funcionamiento continuo de esa retroalimentación.

Las nuevas conclusiones se basan en un estudio de los datos paleoclimáticos que registran los cambios en las temperaturas medias del planeta durante los últimos 66 millones de años. El equipo del MIT aplicó un análisis matemático para ver si los datos revelaban algún patrón característico de los fenómenos estabilizadores que controlan las temperaturas globales en una escala de tiempo geológica. Descubrieron que, efectivamente, parece haber un patrón consistente en el que las oscilaciones de temperatura de la Tierra se amortiguan en escalas de tiempo de cientos de miles de años. La duración de este efecto es similar a las escalas de tiempo en las que se prevé que actúe la meteorización de los silicatos.

Los resultados son los primeros que utilizan datos reales para confirmar la existencia de una retroalimentación estabilizadora, cuyo mecanismo es probablemente la meteorización de los silicatos. Esta retroalimentación estabilizadora explicaría cómo la Tierra ha seguido siendo habitable a través de dramáticos acontecimientos climáticos en el pasado geológico. “Por un lado, es bueno porque sabemos que el calentamiento global actual se anulará con el tiempo gracias a esta retroalimentación estabilizadora –explica en un comunicado Constantin Arnscheidt, estudiante de posgrado del Departamento de Ciencias de la Tierra, Atmosféricas y Planetarias (EAPS) del MIT–, pero, por otro lado, tardará cientos de miles de años en ocurrir, así que no será lo suficientemente rápido como para resolver nuestros problemas actuales”.

Los científicos ya han visto indicios de un efecto estabilizador del clima en el ciclo del carbono de la Tierra: Los análisis químicos de rocas antiguas han demostrado que el flujo de carbono que entra y sale de la superficie de la Tierra se ha mantenido relativamente equilibrado, incluso a pesar de las drásticas oscilaciones de la temperatura global. Además, los modelos de meteorización de los silicatos predicen que el proceso debería tener algún efecto estabilizador en el clima global. Y, por último, el hecho de que la Tierra siga siendo habitable apunta a un control geológico inherente a las oscilaciones de temperatura extremas.

Fuente: La Voz del Interior

Actualidad

Se derrumbó un puente en Tucumán

El puente Quilmes del río Santa María se derrumbó este jueves en los Valles Calchaquíes de Tucumán. La crecida impetuosa del río provocó la ruptura de una gran parte de la estructura. El puente es el acceso a través de la ruta 40 desde los Valles Calchaquíes a las provincias de Salta y Catamarca. Los visitantes que salieron a recorrer los lugares turísticos como Santa María o Cafayate, tendrán que recorrer 500 kilómetros para regresar a San Miguel de Tucumán, realizando el recorrido a través de Salta por Metán y Rosario de la Frontera.

Hasta ahora todo se conoce por las versiones de los productores de la zona y todavía se espera la versión oficial. Para cualquier tipo de solución provisoria se deberá esperar que baje el agua, lo que puede demorar entre 24 y 48 horas. La caída del puente perjudica tanto el área turística como la productiva. Por el momento no se reportaron víctimas ni heridos. Además, corre peligro y con fuertes marcas el puente Santa María del Valle de Catamarca.

Pedro Madrid, subsecretario de obras de la Dirección Provincial de Vialidad dijo que la crecida produjo el colapso de uno de los estribos. El puente afectado es el 307 a la altura de la localidad de Quilmes y se encuentra unos metros antes de unirse a la Ruta 40. Ante la complicada situación y el tránsito está absolutamente interrumpido. Otro puente que también se vio afectado es uno peatonal sobre Tafí del Valle que le brinda accesibilidad a la gente de la zona pero el agua también lo arrasó y quedó la estructura dañada. En el sur provincial hay 119 familias que están siendo asistidas.

Fuente: Cadena 3 Argentina

Continuar Leyendo

Radio en Vivo

Facebook

Nos Auspician