Seguinos en

Mundo

¿Cómo es el turismo después de la pandemia?

El ‘golpe’ de la pandemia también fue terrible para el turismo. Por lo que tras la época más debe aprovechar este período para reinventarse mejor. Los expertos hablan de grandes retos de cara al 2030 y dan algunas ideas de cómo adaptarse a estos nuevos tiempos.

Diferentes tipos de turismo

¿Cómo es el turismo después de la pandemia? Hasta que llegó la COVID19 y paró el mundo había cuatro grandes tendencias a nivel turístico. Estas eran las que predominaban y pugnaban por buscarse su propio espacio entre las demás. Las tres primeras estaban consideradas ‘poco sostenibles’. Pero la cuarta, ya tendía a la búsqueda del equilibrio.

¿Cómo es el turismo después de la pandemia?
  • Turismo de ‘masas’: viajes a sitios emblemáticos. Dentro o fuera de grupos. Con itinerarios justos y poco tiempo para todo.
  • Hiperturismo:es la forma menos sostenible de viajar. Muchos vuelos y estadías mínimas en cada lugar. Es el turismo de ‘me echo la foto y me voy’. No aporta prácticamente nada ni al sitio visitado ni al visitante.
  • Turismo ‘de ocasión’: el que no se planifica mucho y generalmente depende de ofertas puntuales. También incluye escapadas de fin de semana o viajes románticos.
  • Turismo verde: desde el ecoturismo hasta el turismo resiliente o el cultural. Son las últimas tendencias, que hacen hincapié en la calidad del viaje. Y no en la cantidad de fotos que se pueden sacar, delante de monumentos o sky lines famosas.

Nuevas formas de viajar

¿Cómo es el turismo después de la pandemia? Tras la pandemia han surgido cuatro nuevas tendencias. Que aparentemente han llegado para quedarse. Y algunas son una muy buena noticia para el medio ambiente y los sitios turísticos. Y son las siguientes:

Microturismo

Enfrentarse a una pandemia hizo tomar conciencia a mucha gente del consumo excesivo en el que está inmerso el mundo. Esto dio paso a experiencias ‘casi’ minimalistas. Lo pequeño, corto, raro, único y original se puso de moda. Y así surgieron microaventuras, microvacaciones, microfestivales, micromuseos, etc. Y todsas ellas rodeadas de estrictas medidas sanitarias.

Turismo de última oportunidad

Este es el que implica viajes a sitios que pueden desaparecer o ser modificados drásticamente por el cambio climático. Entre ellos destaca el Top Ten de las islas que pueden desaparecer debido al cambio climático. Pero también monumentos naturales o artificiales erosionados, glaciares y mucho más.

Turismo regenerativo

Esta tendencia se refiere a que los turistas deben, al partir, dejar el destino que visitaron en mejores condiciones que cuando llegaron. La idea central es viajar, pero beneficiando y mejorando el sitio visitado. Y que el turista se convierte en un verdadero ‘hacedor’ durante sus vacaciones.

Turismo de emergencia

También denominado ‘turismo de venganza’, es el que ha surgido a partir de la crisis sanitaria mundial. Es una especie de escapismo. Ir a donde sea y como sea, con tal de viajar. Y ya no importan ni los medios, ni la huella de carbono. A veces tampoco interesa ni el destino. Se viaja por qué se puede. Y porque tras las restricciones hay gente que tiene la necesidad imperiosa de hacerlo.

Para pensar

Por suerte el ecoturismo sigue afianzándose como opción verde y segura. Pero no hay ninguna duda de que las opciones de turismo responsable son las que necesitan más adeptos y mayor apoyo. Si vas a viajar estas vacaciones, piensa qué tipo de huella vas a dejar cuando te vayas. Y qué te llevarás además de fotos y un buen color de la piel. ¿Cómo es el turismo después de la pandemia?

Actualidad

Parlamento peruano tramita el 3° intento para apartar a Pedro Castillo de la presidencia

El pulso entre Pedro Castillo y el Congreso peruano ha provocado la puesta en marcha de la moción parlamentaria para conseguir la vacancia del presidente, la tercera desde que se sentara sobre el Sillón de Pizarro hace 17 meses.

Los dos anteriores «impeachment» criollos no sólo fracasaron, también sirvieron para dar aliento a un mandatario acosado por seis investigaciones de la Fiscalía y por las gravísimas acusaciones de corrupción contra él y contra varios miembros de su familia.

En esta ocasión, 67 diputados suscribieron la moción por incapacidad moral permanente. Al frente, el diputado Edward Málaga, del centrista Partido Morado, que cuenta con el apoyo de la fujimorista Fuerza Popular (FP), las derechistas Avanza País y Renovación Popular (su líder es el alcalde de Lima, Rafael López Aliaga) y los moderados Alianza para el Progreso y Somos Perú. «Al día de hoy tenemos un número que sobrepasa con holgura los 87 votos (necesarios) para la vacancia.

Pero eso es al día de hoy, puede ser que en tres o cuatro días alguien les compre, les ofrezca un ministerio. Va a depender de la integridad de mis colegas y, sobre todo, del amor a su país», subrayó Málaga tras presentar la moción. Frente a los dos fracasos anteriores, la actual coyuntura favorece a quienes quieren destituir al abanderado del marxista Perú Libre (PL), ya que la moción de vacancia coincide con el intento del primer mandatario de disolver el Parlamento. Se trata de una operación política que comenzó con la presentación de una moción de confianza en favor del entonces primer ministro, Aníbal Torres, que no fue aceptada por el Congreso.

Según el criterio de la Presidencia, si tampoco fuera aceptada la nueva primera ministra, Betsy Chávez, Castillo tendría la facultad de disolver el Congreso, pese a que la mayoría de expertos y constitucionalistas coinciden en señalar que no se cumplen las condiciones para ello. «El momento ha llegado, no se trata del presidente o del Congreso. Se trata del futuro del país, de la democracia, de no entregarle el país a un gobierno corrupto con ambiciones totalitarias», sentenció Málaga, convencido de que el clima político ha cambiado, incluso dentro del oficialismo, para conseguir los votos necesarios.

Ya la semana pasada 98 parlamentarios se unieron para votar en contra de la postura del Ejecutivo. En las últimas horas, José Williams, presidente del Congreso, ha presentado ante el Tribunal Constitucional una medida cautelar contra el gobierno para bloquear un posible cierre del Parlamento. Mientras tanto, el presidente Castillo viajó a Chile para participar en un gabinete binacional encabezado por su par, Gabriel Boric. Para este encuentro sí contó con el permiso del Parlamento, algo que no consiguió para asistir en México a la Cumbre de la Alianza del Pacífico.

En un acto de desagravio, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, suspendió el cónclave y propuso su traslado a Lima, capital en la que se reprogramará el evento. El mandatario norteamericano aseguró que la persecución contra Castillo se debe a motivos racistas. Todo ello sucede cuando la mayoría del país apuesta por unas elecciones generales que cambien tanto al presidente como a los diputados. Pero ni uno ni otros quieren abandonar sus cargos, pese al repudio general. Así lo confirman las encuestas: el 81% de los ciudadanos desean que todos se vayan. Eso sí, el Congreso tiene menos apoyos (el 86% lo reprueba) frente al presidente (61%).

Fuente: El Mundo (España)

Continuar Leyendo

Radio en Vivo

Facebook

Nos Auspician