Seguinos en

Actualidad

Lanzaron un líquido negro sobre pintura de Klimt en museo austríaco

Activistas climáticos en Austria atacaron el martes una famosa pintura del artista Gustav Klimt con un líquido negro y oleoso, y después uno de ellos se pegó al marco del cuadro. Miembros del grupo Last Generation Austria dijeron en Twitter que habían atacado la obra de 1915 «Muerte y vida» en el Museo Leopoldo de Viena para protestar por el empleo de energías fósiles por parte de su gobierno.

Activistas climáticos en Austria atacaron el martes una famosa pintura del artista Gustav Klimt con un líquido negro y oleoso, y después uno de ellos se pegó al marco del cuadro. Miembros del grupo Last Generation Austria dijeron en Twitter que habían atacado la obra de 1915 «Muerte y vida» en el Museo Leopoldo de Viena para protestar por el empleo de energías fósiles por parte de su gobierno. Tras arrojar el líquido a la pintura -que no resultó dañada porque estaba cubierta por un cristal-, un activista fue empujado por un guardia de museo mientras otro se pegaba la mano con pegamento al marco del cuadro.

El grupo defendió su acción en Twitter y dijo que protestaban contra la extracción de gas y petróleo, que definieron como «una sentencia de muerte para la sociedad». En un video del incidente, que el grupo publicó en internet, uno de los activistas se escucha gritando que «¡Hemos sabido sobre el problema por 50 años, debemos actuar finalmente, si no el planeta se dañará!». «¡Detengan la destrucción por combustibles fósiles. Estamos corriendo hacia el infierno climático!», agregó. Tras el ataque la policía llegó al museo y el líquido negro fue rápidamente limpiado del vidrio que protege la pintura, reportó Austria Press Agency. A pesar de los estrictos controles de seguridad a la entrada del museo, los activistas lograron ingresar el líquido escondiéndolo en un termo bajo su ropa, reportó la agencia.

El equipo de restauración del museo dijo más tarde que, aunque la pintura no fue dañada, el daño al cristal y al marco de seguridad, así como la pared y el piso era «evidente y significativo», reportó APA. Hans-Peter Wipplinger, director del Museo Leopoldo, dijo a APA que las preocupaciones de los activistas climáticos estaban justificadas, «pero atacar obras de arte es definitivamente la manera incorrecta de implementar la meta buscada de prevenir el colapso climático pronosticado». El director instó al grupo a encontrar otras maneras de expresar sus preocupaciones.

La ministra de cultura de Austria también expresó su comprensión sobre estas inquietudes y «la desesperación» de los activistas, pero criticó su forma de protestar. «No creo que las acciones como esta sean significativas, porque surgen dudas sobre si no llevan a una mayor falta de comprensión en vez de una mayor consciencia sobre la catástrofe climática», dijo Andrea Mayer. «Según lo veo, aceptar el riesgo de un año irrevocable a obras de arte es una forma equivocada», agregó la ministra. «El arte y la cultura son aliados en la lucha contra la catástrofe climática, no adversarios».

La obra de Klimt es un óleo sobre lienzo de estilo Art Nouveau que retrata a la muerte a la izquierda de un grupo de personas parcialmente desnudas que se abrazan. Es una de las más recientes obras de arte que han sido atacadas en protestas de activistas climáticos. Diferentes grupos de activistas han realizado numerosas protestas en meses recientes, incluyendo bloqueos de calles y arrojar puré de patatas a una pintura de Claude Monet en Alemania. El grupo británico Just Stop Oil arrojó sopa de tomate a «Los girasoles» de Vincent van Gogh en la Galería Nacional de Londres el mes pasado. Activistas de Just Stop Oil también se pegaron al marco de una réplica antigua de «La última cena» de Leonardo da Vinci en la Academia Real de Arte de Londres y a «La carreta de heno» de John Constable en la Galería Nacional.

Fuente: La Hora (Guatemala)

Actualidad

Se derrumbó un puente en Tucumán

El puente Quilmes del río Santa María se derrumbó este jueves en los Valles Calchaquíes de Tucumán. La crecida impetuosa del río provocó la ruptura de una gran parte de la estructura. El puente es el acceso a través de la ruta 40 desde los Valles Calchaquíes a las provincias de Salta y Catamarca. Los visitantes que salieron a recorrer los lugares turísticos como Santa María o Cafayate, tendrán que recorrer 500 kilómetros para regresar a San Miguel de Tucumán, realizando el recorrido a través de Salta por Metán y Rosario de la Frontera.

Hasta ahora todo se conoce por las versiones de los productores de la zona y todavía se espera la versión oficial. Para cualquier tipo de solución provisoria se deberá esperar que baje el agua, lo que puede demorar entre 24 y 48 horas. La caída del puente perjudica tanto el área turística como la productiva. Por el momento no se reportaron víctimas ni heridos. Además, corre peligro y con fuertes marcas el puente Santa María del Valle de Catamarca.

Pedro Madrid, subsecretario de obras de la Dirección Provincial de Vialidad dijo que la crecida produjo el colapso de uno de los estribos. El puente afectado es el 307 a la altura de la localidad de Quilmes y se encuentra unos metros antes de unirse a la Ruta 40. Ante la complicada situación y el tránsito está absolutamente interrumpido. Otro puente que también se vio afectado es uno peatonal sobre Tafí del Valle que le brinda accesibilidad a la gente de la zona pero el agua también lo arrasó y quedó la estructura dañada. En el sur provincial hay 119 familias que están siendo asistidas.

Fuente: Cadena 3 Argentina

Continuar Leyendo

Radio en Vivo

Facebook

Nos Auspician